Saltar al contenido
La Salud. Info

Adolescencia

Los adolescentes están sometidos a cambios mentales y físicos que los convierten en adultos, y ésta puede ser una época difícil. Es de vital importancia que los padres muestren simpatía y comprensión, y sean capaces de considerar cuándo se necesita la ayuda de un profesional.

 

La adolescencia comienza con el inicio de la pubertad, cuando el cuerpo empiezaa desarrollarse rápidamente. Los niños crecen y aumentan su masa muscular. Las niñas también aumentan rápidamente de talla; la grasa corporal empieza a redistribuirse a las mamas, nalgas, caderas y muslos y comienza la menstruación. En los niños aumenta el tamaño del pene y los testículos. En ambos sexos se desarrolla vello pubiano y axilar; a los niños les empieza a salir la barba.

Estos cambios se producen por una compleja interacción de hormonas, que son lanzadas a la corriente sanguínea por las glándulas endocrinas. Su efecto es físico, mental y emocional.

En la media de la población, la adolescencia comienza sobre los 11 años en la niñas y los 13 en los niños, pero se puede iniciar en cualquier momento entre lo diez y los dieciséis años en ambos sexos

La Adolescia: Una época conflictiva

Antes de la adolescencia, las niñas están fisica y mentalmente alrededor de dos años más adelantadas que los niños, pero luego éstos parecen adelantarlas en ambición académica y habilidad física, mientras que la mayoría de las niñas tienden a adoptar un papel pasivo dentro de las expectativas sociales.

La sensación de independencia mueve a muchos adolescentes a salir al mundo exterior para ganar su propio dinero.

Ambos sexos participan de oleadas de fuerza física, emocional y mental al mismo tiempo que de un poderoso impulso sexual y de un sentimiento creciente de individualismo
Por lo general alientan en los chicos y se limitan en las chicas, por lo que entre ambos sexos sera una situación conflictiva.

En esta época los varones tienen, en muchos sentidos, tantas dificultades como
las hembras. Deben ser fuertes, y esto puede suponer una gran carga para el adolescente que tiene miedo a fracasar, ya que puede generar problemas.

¿Cómo pueden ayudar los padres en la adolescencia?

La cosa más importante que los padres pueden hacer para ayudar a sus hijos adolescentes es convertirse en menos protectores y severos, pero continuar siendo una red de seguridad» para aquellos problemas que puedan aparecer.

Obviamente, este cambio lleva su tiempo, finalizando cuando los hijos han alcanzado un grado reconocido de madurez y sienten que ya están preparados para dejar su casa, y defenderse por sí mismos

Aunque reticentes a admitirlo, los adolescentes realmente confían mucho en sus padres. Esta es la época de la vida en que están intentando hacer las cosas por sí mismos, pero todavía necesitan un apoyo cuando una situación se presenta demasiado difícil para vencerla.

¿Cuál es la conducta “normal” en un adolescente?

A veces, la rebelión experimentada en la adolescencia puede conducirlos a una situación en que no se encuentran bajo ningún control y no admiten nada de sus padres· ¿Cómo reconocer que las cosas se han escapado de las manos?

El estado mental de un adolescente es a menudo muy confuso para un extraño.

La queja más frecuente de los padres al doctor es: «Estoy seguro de que él -o ella- no es normal…»

La melancolía, que es un estado normal, y generalmente temporal, puede dar lugar a la adopción de puntos de vista no convencionales o completamente estrafalarios, lo que puede ser fuente de alteraciones. En general, no hay que darle demasiada importancia a esta situación, aunque a veces pueda ser obsesivo para un joven estar preocupado por la idea de la muerte o la religión, u ocupar posturas políticas extremistas, de derechas o izquierdas, como contraposición a sus padres, que profesan ideas opuestas.

Señales de peligro con los adolescentes

El problema más frecuente de la adolescencia es la depresión. Esta puede ser una reacción a determinado acontecimiento tal como el fracaso en un examen importante, la incapacidad de encontrar un trabajo, la pérdida de un amigo o amiga ó ocurrir sin razón externa aparente. Se manifiesta como una profunda apatía. El joven no muestra interés por nada, está lánguido y poco comunicativo. Los hábitos del sueño se trastornan, se despierta temprano por la mañana, aunque continúa acostado, y está cansado durante el día.

Hay pruebas de que la depresión puede conducir al suicidio o al intento de suicidio. Es vital buscar señales de peligro tales como la introversión profunda, comportamiento huidizo, tendencia a la bebida o brotes de violencia y agresividad. No juegue con este problema haciendo de psiquiatra «amateur», o etiquetar el porqué un adolescente está deprimido. Pida ayuda. Es mejor estar seguro que lamentarse.

El abuso de drogase ción frecuente de los padres de adolescentes. Los estimulantes, como la anfetamina, deberían verse con inquietud. Las drogas
«duras», como la morfina y la heroína, son auténticas asesinas en potencia.

Puede parecer una contradicción, pero es típico de la conducta de los adolescentes.

Problemas sociales en la adolescencia

El gamberrismo y el vandalismo causan gran preocupación tanto a los padres como a la población general. Desgraciadamente, tales actividades antisociales pueden ser parte del crecimiento y de la búsqueda de la independencia. El adolescente, que ha rechazado la seguridad de su casa pero aún no se ha integrado en el mundo de los adultos, encuentra seguridad en un grupo de amigos que han establecido sus reglas en cuanto a la conducta y el vestido.


Grupos de «punks», «rockeros» o similares están unidos por fuertes lazos internos y manifiestan abierta hostilidad a otros grupos, lo que puede dar lugar a luchas entre pandillas. Sin embargo, aquellos adolescentes que se ven involucrados en situaciones de violencia grave, por lo general provienen de hogares violentos o conflictivos, y por tanto la adolescencia no es necesariamente la raíz del problema.

Adolescencia y sexualidad

Para los adolescentes, el sexo es quizá el mayor problema. Muchos se encuentran perplejos por el despertar de sus instintos sexuales y otros pueden reaccionar convirtiéndose en introvertidos y tímidos, o comportándose de forma violenta. Se necesita tiempo para ajustar su propia imagen y añadir este nuevo aspecto a sus vidas.

Una parte importante de su desarrollo es el interés hacia el sexo opuesto. Las citas, las salidas, y conocer a distintos grupos de amigos es la forma de aprender a relacionarse con la gente en la madurez.

Parte de cualquier relación con el sexo opuesto, invariablemente incluirá alguna experiencia sexual, y la respuesta física y emocional, propia o del otro, al sexo.

No hay, por tanto, ninguna fórmula garantizada que los padres puedan adoptar para asegurar que los adolescentes no mantengan relaciones sexuales prematuras.

Pero una buena educación sexual en casa y en el colegio puede ser una fórmula de estar seguros de que los adolescentes comprenden lo que significa el sexo, su responsabilidad y el control de natalidad

Esto significa que los padres y los profesores deben ser comprensivos, sensibles y capaces de discutir sobre sexualidad de forma cuidadosa y sincera.

La clave para los padres:

Si muestran comprensión y simpatía, y hacen esfuerzos para comunicarse, están dando la oportunidad a sus hijos de superar los problemas de la adolescencia y convertirse en adultos equilibrados.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: