Saltar al contenido
La Salud. Info

Anestesicos y tipos Anestesia

Los anestésicos forman parte de los adelantos de la medicina moderna. Aseguran que tratamientos y operaciones, por otro lado dolorosos, se puedan realizar sin dolor. ¿Cómo actúan exactamente los anestésicos?

Antes del descubrimiento de los anestésicos, incluso pequeñas operaciones podían ser un tormento. Las antiguas caricaturas de la gente sacándole las muelas sin anes- tesia bastan para convencerse de lo afortunados que somos hoy al disponer de ella.
Los anestésicos modernos pueden dividirse en varios grupos distintos según cómo y dónde actúan para suprimir el dolor. Se pueden administrar a través de diferentes vías.

Los anestésicos generales

Se utilizan en cirugía y otros tratamientos en los que se requiere que el paciente esté totalmente inconsciente. Siempre son administrados por un anestesista que es un especialista que ha sido específicamente formado en los tipos y formas de administración de las anestesias. El cálculo exacto del tiempo de anestesia, así como el cuidado del estado general del paciente durante este período, son cometidos propios del anestesista

Los anestésicos generales se pueden administrar bien por vía intravenosa (inyección en vena) o bien mediante inhalación de gas. La elección de la vía intravenosa o de ambas vías a la vez depende del tipo y duración de la intervención

Podría pensarse que la pérdida de la conciencia se realiza bruscamente, pero en realidad se trata de un proceso gradual que consta de tres fases.

En la primera, el paciente siente los efectos placenteros de una sensación de sueño. Comienza ahí la pérdida de conciencia. Esta es la fase de inducción. El paciente puede sentirse muy somnoliento y puede llegar a hablar en voz alta.

Durante la segunda fase el paciente está ya inconsciente, pero todavía conserva algunos reflejos y la respiración es irregular. En la tercera fase, la más profunda de la anestesia, el paciente está totalmente inconsciente y mantiene una respiración regular y una relajación muscular total. El anestesista es capaz de reconocer perfectamente los signos físicos que indican la fase en la que se encuentra el paciente y sabe qué debe hacer ante cualquier imprevisto. El seguimiento y monitorización del estado del paciente lo lleva a cabo gracias a aparatos modernos muy eficaces que se encuentran en el quirófano.

Muchos de los gases anestésicos que se vienen utilizando en los últimos 15 años, tienen un olor agradable y permiten una rápida vuelta al estado de alerta.
Cuando se administra un anestésico general, se inyectan al mismo tiempo sustancias que son relajantes musculares. Su ob. jetivo es facilitar la inducción del estado de anestesia. Además, cuando los músculos se encuentran relajados, las exploraciones médicas y la intervención quirúrgica se realizan con mayor facilidad.

Los anestésicos locales

Pueden administrarse mediante friegas en la zona si tienen forma de aceite o forma de gel. También pueden extenderse con un pulverizador. Sin embargo, la forma más utilizada es la inyectable, y mucha gente está familiarizada con ella por la experiencia en tratamientos con el dentista. Actúan bloqueando los nervios en la zona, de modo que los mensajes dolorosos no llegan al cerebro.
Producen un efecto de enfriamiento y acorchamiento, y el cirujano puede operar mientras el paciente se encuentra totalmente consciente. El anestésico local moderno más comúnmente utilizado es la lidocaína. Puede administrarse de muchas maneras. La bupivacaína es una preparación de más reciente aparición y con un pe- ríodo de acción más largo. Puede utilizarse como anestésico espinal (epidural) en los partos.

Alivio del dolor durante el parto

Para aliviar los dolores del parto, se utiliza con frecuencia la anestesia epidural. Se inyecta un anestésico local en las capas epidurales de la médula espinal, en la parte
más baja de la espalda. Así se consigue un adormecimiento de los tejidos existentes por debajo de la inyección. Actúa sobre los nervios que procedentes del útero van a la médula espinal. Esto permite a la mujer dar a luz sin que se produzca dolor mientras sigue consciente para cooperar cuando sea necesario cosa fundamental durante el parto. La anestesia epidural se usa en este caso, y en otras situaciones, como en pacientes con ciertos tipos de dolor de espalda.
Hay otros métodos a disposición de la mujer que decide rehusar la anestesia epidural. Para aliviar el dolor de una contracción durante el parto, la mujer puede usar una mascarilla a través de la cual recibe una mezcla de óxido nitroso y oxígeno. Si empieza a estar demasiado aturdida, deja la mascarilla automáticamente. De este modo puede obtener un alivio del dolor sin necesidad de estar totalmente inconsciente.

Para otros problemas más complejos en relación con el parto vaginal, o el parto por cesárea, existen muchas modalidades de anestesia a las que se puede recurrir sin riesgos importantes para la madre o el niño.

Anestésicos en odontología

Hoy en día, la administración de anestésicos generales para la realización de procedimientos odontológicos está perdiendo popularidad debido a un número significativo de accidentes ocurridos a causa de la falta de personal especializado. Cualquier medida que precise anestesia general debe realizarse en el hospital, y hay gente que prefiere extraerse una muela bajo anestesia general

Los anestésicos locales son el procedimiento más utilizado en la actualidad para suprimir las molestias propias de la mani- pulación odontológica. Algunos dentistas utilizan además tranquilizantes en aquellos casos de pacientes muy nerviosos.

Los efectos posteriores a la anestesia

Existen muy pocos en la actualidad. Con la anestesia local y epidural puede quedar un cierto dolorimiento en la zona varias horas después. En el caso de la anestesia general, la sensación de náusea y el malestar, que antes se producían frecuentemente, hoy día son complicaciones muy raras.

Puede, eso sí, quedar una leve sensación de aturdimiento, de tal modo que quien haya tenido un tratamiento que no requiere ingreso posterior al mismo, no debería conducir, y sería prudente permitir que alguien le lleve a su casa.

Puede aparecer una leve ictericia, pero es una reacción muy rara a los anestésicos generales y debe comunicarse inmediatamente al médico.

 

 

 

Preguntas frecuentes sobre la anestesia

¿Los pacientes pueden volver en sí sobre la mesa de operaciones?

Una vez que el paciente se encuentra en la fase de anestesia profunda, no es factible que vuelva en sí, aunque si es posible que tenga un sueño en el que así ocurre
En los casos en los que se utiliza sólo una inyección intravenosa como método de anestesia, quizá puede producirse una situación similar pero un buen anestesista siempre está en guardia el respecto

Mi tía estaba tan nerviosa en una reciente intervención, que la pusieron una inyección antes de subir al quirófano. ¿Para qué servía esa inyección?
Esto es bastante frecuente, y desde luego, nada extraordinario. Habitualmente se trata a los pacientes con una mezcla de fármacos denominada pre medicación, antes de la operación. Esto hace que el paciente se quede somnoliento y relajado

Me preocupa mucho lo que pueda decir durante la anestesia. ¿Es posible que llegue a decir algo de lo que luego me arrepienta?
Es una preocupación frecuente. Generalmente cuando los pacientes murmuran bajo los efectos de la anestesia, es algo sin sentido como cuando se balbucea entre sueños. En cualquier caso, el anestesista es un médico y tiene un compromiso y un deber de confidencialidad

¿Por qué la anestesia espinal actúa hacia abajo y no hacia arriba?
Muy sencillo, la respuesta la da la ley de la gravedad, por cualquier motivo, es necesario abarcar una zona superior a la del lugar de la inyección, con una inclinación del paciente se podría con seguir.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: