Saltar al contenido
La Salud. Info

Anemia Perniciosa

En otra época, la anemia perniciosa era una enfermedad mortal de causa desconocida. Actualmente puede ser controlada con vitamina B12

Las inyecciones periódicas de vitamina B12 mantienen sanos a los pacientes que padecen una anemia perniciosa. Sin embargo, la causa de esta enfermedad no es curable todavía.
Sería difíicil inventar una enfermedad que causara anemia grave y alteraciones del sistema nervioso por el único hecho de atacar la mucosa del estómago. La anemia perniciosa es justamente esta compleja enfermedad

Causas

La anemia perniciosa es una enfermedad causada por la formación de autoanticuerpos (anticuerpos formados por el organismo contra sus propios tejidos) frente a las células del revestimiento mucoso del estómago. Estos autoanticuerpos impiden la formación de factor intrínseco (sustancia
necesaria para la absorción intestinal de vitamina B12). La médula ósea necesita vitamina B12 y ácido fólico para fabricar glóbulos rojos. Si falta alguno de ellos, disminuye el número de células rojas, y las que se fabrican son irregulares y más grandes de lo normal (esto constituye el patrón medular de una anemia megaloblástica). El déficit de vitamina B12 se acompaña también de disminución en el número de glóbulos blancos

El término de anemia perniciosa se refiere exclusivamente a la enfermedad autoinmune que produce un déficit de la absorción de vitamina B12 por falta de secreción de factor intrínseco. Sin embargo, hay otras causas que pueden conducir a un déficit de vitamina B12 y ácido fólico. El cuerpo humano tiene unas reservas de cerca de 3 mg de vitamina B y las necesidades diarias suponen una milésima de esta cantidad. La vitamina B12 sólo se encuentra en los alimentos de origen animal, es decir, las personas que siguen una dieta vegetariana estricta, pueden llegar a tener un déficit de esta vitamina. Por otra parte, es raro que cualquier otro tipo de dieta conduzca a una deficiencia de vitamina B12.
Otra causa de déficit de vitamina B12 es la que presentan aquellas personas a las que les ha sido extirpado quirúrgicamente todo el estómago, y se ven privadas por ello de factor intrínseco. Enfermedades que afectan al íleon (última parte del intestino delgado, donde se absorbe la vitamina B12) pueden producir anemia megaloblástica por déficit de vitamina B12.

La enfermedad de Crohn (una enfermedad inflamatoria del intestino) es una de las causas intestinales de esta anemia.
El déficit de ácido fólico puede ser debido a la falta de verduras frescas en la dieta. Enfermedades intestinales pueden causar deficiencia de ácido fólico con más frecuencia que de vitamina B12. La embarazada consume más ácido fólico y necesita cantidades adicionales de éste.

Síntomas y complicaciones

Los síntomas consisten en palidez, apatía, cansancio y disnea. Es característico la presencia de lengua roja e inflamada.

También puede producirse epistaxis y en casos graves insuficiencia cardíaca. La anemia perniciosa se desarrolla lentamente, a través del tiempo: esto ocurre porque los niveles de hemoglobina (pigmento de los glóbulos rojos que transporta oxígeno) disminuye muy lentamente, dando tiempo al organismo a acostumbrarse a su falta. Sin tratamiento, cualquiera que sea la causa de la anemia, puede ser fata.l La anemia perniciosa se asocia también a una hipocloridria (disminución de la producción de ácido clorídrico por el estómago). Habitualmente esta hipocloridria no produce síntomas. Se sabe que los pacientes con anemia perniciosa tienen mayor riesgo de cáncer de estómago, y es necesario vigilarles periódicamente.

La complicación más grave de la anemia perniciosa es su efecto sobre el sistema nervioso. La falta de vitamina B12 produce alteraciones en la médula espinal (a nivel de los cordones posteriores y laterales). Los síntomas que produce son hormigueo en las extremidades inferiores, seguido de entumecimiento, debilidad y falta de equilibrio. Esta complicación llamada degeneración combinada subaguda de la médula puede remitir (con frecuencia de forma lenta) si se trata la anemia.

Tratamiento y pronóstico

En la anemia perniciosa, la vitamina B tiene que administrarse con periodicidad. Puesto que la causa de esta anemia es la falta de secreción del factor intrínseco por el estómago, nunca curará. Así pues, hay otra complicación más, será necesario mantener un tratamiento prolongado a lo largo de toda la vida.
Los finlandeses están particularmente predispuestos al déficit de vitamina B12 por su afición a comer pescados crudos que pueden ser portadores de la solitaria, un gusano que se come los aportes de la 8 vitamina B12.

 

 

Preguntas sobre la anemia perniciosa

Mi madre está poniéndose pálida. ¿Tiene una anemia perniciosa?
El color pálido de la conjuntiva palpebral puede orientarnos sobre la falta de hemoglobina (pigmento que transporta oxígeno) en la sangre. Sin embargo, las personas con anemia perniciosa presentan cabello grisáceo y un color llamativo de la piel, amarillento

¿La anemia perniciosa es una enfermedad familiar?
La anemia perniciosa forma parte de un grupo de enfermedades llamadas auto-inmunes en las cuales los sistemas de defensa del organismo se vuelven contra alguna parte del mismo. En la anemia perniciosa es la mucosa del estómago la que se ve afectada y como consecuencia de ello no puede absorberse la vitamina B12

¿La anemia perniciosa se cura o hay que continuar siempre con el tratamiento?
La anemia perniciosa se mantiene controlada con trata miento a base de vitamina B12. Esta medicación deberá recibirla periódicamente a intervalos de uno a tres meses y será necesario mantenerla durante toda la vida. Con la administración intramuscular de vitamina B12 se suple el déficit de absorción de la misma. Sin embargo, la causa de la anemia no es curable por ahora

Sospechan que tengo una anemia perniciosa y me van a realizar un examen de médula ósea. ¿Me dolerá? ¿Es imprescindible esta prueba?

Se necesitan varias pruebas para confirmar el diagnóstico anemia perniciosa. Una de éstas es el examen del aspirado de médula osea. Se realiza punzando el externón o bien la cresta ilíaca con una aguja corta y aspirando una muestra de médula ósea. Se utiliza anestesia local y no es dolorosa

A %d blogueros les gusta esto: