Saltar al contenido
La Salud. Info

Embarazo

Todo lo que necesitas saber Sobre el Embarazo, Cuidados, Recomendaciones, Gestación

Durante el embarazo se producen cambios en el cuerpo de la madre, destinados a cubrir las necesidades del feto en crecimiento. Para la mayoría de las mujeres, ésta es una época interesante y feliz; los avances y cuidados lo han convertido también en una etapa segura. Pero la embarazada debe saber que no tiene porqué ser así, cada mujer vive el embarazado de una manera diferente, y no tiene porque sentirse plenamente feliz en cada etapa. Tan solo vivirlo de la manera que ella quiera sin exigirse nada a si misma.

El embarazo es un proceso notable y altamente complejo, que ocurre entre la concepción y el parto, y dura una media de 38 semanas. Puesto que muchas veces no se conoce con exactitud la fecha de la concepción, es más fácil contar el embarazo desde el primer día del último período menstrual, que suele corresponder a unos 15 dias antes de la concepción, lo que hace un total de 40 semanas

Embarazada Síntomas al comienzo

El primer signo del embarazo suele consistir en la falta de la regla, aunque esto puede deberse a otras causas. Sin embargo, si se ha producido un coito sin anticoncepción, el embarazo es la causa más probable. Otros sintomas precoces incluyen una sensación de plenitud y hormigueo en las mamas, y la necesidad de orinar con más frecuencia. Las llamadas “nauseas matinales” pueden aparecer de hecho en cualquier hora del día y muchas veces se agravan al preparar la comida.

Una taza de té y un bizcocho seco a primera hora de la mañana pueden aliviar el problema, y es aconsejable hacer comidas pequeñas y frecuentes a lo largo del día, en lugar de abundantes y poco numerosas.


¿Como saber si estoy embarazada?

Es importante que acuda al médico lo antes posible, cuando sospeche que puede estar embarazada; es decir, 2 semanas después de la primera falta. Lleve a la consulta una muestra de la primera orina de la mañana. Es posible realizar una prueba de embarazo para detectar la presencia o ausencia de una hormona llamada gonadotrofina coriónica humana (HCG), producida por el huevo en desarrollo y excretada con la orina de la madre.

Se dispone de pruebas simples para hacer a domicilio, que se basan en el mismo principio. Si realiza la prueba usted misma, también debe consultar con el médico si el resultado es positivo. Una vez confirmado el embarazo, el médico de familia tomará las medidas necesarias para que le atiendan durante la gestación y el parto. Si el niño va a nacer en el hospital, deberá acudir a la consulta hospitalaria 12 a 13 semanas después de la concepción.

Las visitas a la clínica maternal se repiten mensualmente durante las 28 primeras semanas, cada 15 días hasta la semana 36 y después, semanalmente hasta el parto
Como es natural, estas pautas tienen que ser flexibles para permitir las consultas en circunstancias inusuales
La vigilancia prenatal, puede hacerse por completo en el hospital durante todo el embarazo, o el hospital quizá le devuelva a su médico después del examen inicial. Será con regularidad en la consulta del médico hasta la semana 32, y a partir de entonces volverán a atenderla en el hospital. Como alternativa, usted puede elegir una clínica local, donde será atendida por comadronas durante la gestación.

Las clínicas maternales no sólo comprueban la salud de la madre y el feto, sino que también proporcionan clases sobre cuidado del bebé y preparación para el parto. La mayoría de los cursos incluyen por lo menos una sesión para los futuros padres, a fin de aconsejarlos sobre la forma en que pueden ayudar a sus parejas durante el embarazo, el parto y el puerperio

Dolores menores en el embarazo

A lo largo del embarazo, la mujer puede sufrir varias molestias menores, que si bien carecen de importancia, quizá sean origen de ansiedad.

  • Náuseas. Las náuseas notadas al principio del embarazo suelen persistir hasta aproximadamente la semana 16. Si son tan severas como para provocar incapacidad, su médico puede prescribirle tabletas que la ayudarán.
  • Exudado vaginal. El exudado vaginal puede aumentar durante el embarazo. Esto es por completo normal y, a menos que tenga mal olor o produzca irritación, no requiere atención médica.
  • El dolor de espalda y los calambres pueden convertirse en un problema conforme progresa el embarazo. La embarazada tiende a des plazar los hombros hacia atrás, en un intento vano de contrarrestar el peso del útero, y esto puede imponer tensión excesiva a la espalda. La mejoría de la postura y un calzado de ta cón bajo cómodo, pueden proporcionar alivio.
  • Los calambres de las piernas son comunes al final del embarazo, y quizá causen problemas durante la noche. Muchas veces mejoran estirando suavemente los músculos afectados.
  • Estreñimiento y ardores son comunes durante la gestación. Ambos se deben a la hormona progesterona, que relaja las fibras musculares lisas. Por desgracia, su acción no se limita al útero en crecimiento, sino que afecta al intestino, haciéndolo más perezoso, y al esfinter que separa el esófago del estómago. Esto hace
    que el contenido gástrico pueda refluir hacia el esófago y origine ardores. Quizá resulte útil un alcalino suave.
  • Las hemorroides o “almorranas” son bastante comunes durante el embarazo, puesto que la circulación de las piernas y la pelvis es obstruida en parte por la presión del feto y el útero. Los esfuerzos originados por el estreñimiento pueden agravar el problema, pudiendo complicarse éste.
  • Las varices venosas pueden empeorar durante el embarazo, debido al efecto de la proges- terona sobre los vasos sanguíneos, o aparecer entonces por primera vez. Las medias de soporte tienen utilidad para prevenir su formación, y la embarazada debe ponérselas antes de levantarse de la cama por la mañana. Las mujeres con varices evitarán permanecer de pie quietas; es preferible caminar para favorecer la circulación. Al sentarse, apoye los pies en un taburete o en una silla baja.
  • El edema se debe al exceso de agua en el cuerpo que causa hinchazón de ciertas áreas, especialmente los tobillos y los pies. El edema leve es bastante común al final del embarazo; una dieta pobre en sal y el reposo con los pies en alto alivian el problema. Sin embargo, cuando el edema se asocia con hipertensión arterial y proteínas en la orina será necesario un tratamiento especial, ya que esto podría indicar toxemia preeclámptica, un trastorno serio.

Cambios fisiológicos en el embarazo

Conforme avanza el embarazo pueden aparecer estrías de distensión el abdomen, los muslos y las mamas. No es posible hacer mucho para prevenirlas, pero en general se desvanecen una vez nacido el niño.

Cambios en el útero y las mamas

El embarazo se divide en tres “trimestres”, cada uno de los cuales dura alrededor de 13 semanas.

Durante el primer trimestre, el útero permanece todavía dentro de la cavidad pélvica, aunque está creciendo con rapidez.

La gestación se hace obvia durante el segundo trimestre.

Hacia la semana 22, el borde superior del útero o fondo, llega al nivel del ombligo, y a las 36 semanas el útero ocupa la mayor parte de la cavidad abdominal. El intestino es desplazado hacia arriba y hacia los lados, y se produce presión sobre el estómago y el diafragma. La presión diafragmática significa que los pulmones no pueden expandirse totalmente, y a muchas mujeres les resulta algo difícil respirar.

Aproximadamente a las 22 semanas durante el primer embarazo y a las 18 semanas en gestaciones posteriores, la madre notará los movimientos del feto. El latido del corazón fetal se hace audible con un fonendoscopio hacia la semana 24.

El cambio principal que notará la mujer en las mamas durante el embarazo, consiste en el aumento de tamaño como preparación para la lactancia. La areola (anillo de piel más oscura alrededor del pezón) se hace mayor y de color más oscuro, y aparece una areola secundaria que aumenta la resistencia piel. Desde alrededor de las 12 semanas de gestación las mamas producen una sustancia rica en proteínas llamada calostro, y durante las últimas semanas este líquido puede fluir al exterior. El calostro cubre todas las necesidades nutricionales del recién nacido, hasta que aparece la leche durante el tercer día después del parto

Cuidado prenatal: como cuidarse en el embarazo

En cada visita a la clínica maternal, se pesará a la embarazada, se le medirá la presión arterial y se le hará un análisis de orina. En algunas visitas se tomará también una muestra de sangre para determinar el grupo sanguíneo,comprobar que no tiene anemia y medir el título de anticuerpos antirrubéola. El análisis de sangre puede revelar también si la placenta, a través de la que se nutre el feto en el útcro, funciona con cficacia. Algunas anomalías fetales, como la espina bífida, también pueden detectarse mediante análisis de la sangre materna, aunque serán necesarias otras pruebas para confirmar su presencia.

Cada evaluación prenatal incluye un examen del abdomen de la madre, para establecer el tamaño y la posición del feto. Los exámenes internos sólo suelen realizarse en la visita a para inscripción en el hospital

Además de los estudios rutinarios, existen ciertas prucbas especializadas que se realizan en determinados casos.

Pruebas durante el embarazo

Amniocentesis

Puede tomarse una muestra del líquido amniótico que rodea al feto en útero, para detectar ciertas anomalías. Por ejemplo, las embarazadas con más de 40 años
tienen mayor riesgo de dar a luz un hijo con síndrome de Down (mongolismo), La amniocentesis puede detectar esta anomalía, así como también la espina bifida y la enfermedad rhesus. Si debido a cualquier razón ha de adelantarse el parto, por ejemplo si el niño no está creciendo bien, la amniocentesis puede revelar si sus pulmones se encuentran suficientemente maduros.

Ecografía

Esta prueba, en la que se utiliza ondas sonoras con frecuencia demasiado altas para oírlas, implica el paso de un “rastreador”
sobre el abdomen de la mujer. El utero y su contenido pueden visualizarse asi en una pan talla similar a la del radar. De esta, es posible establecer el tamaño del feto,
la posición de la placenta y la presencia de gemelos.

Rayos X

Los estudios radiológicos solo se realizan al final del embarazo, cuando no suponen peligro para el bebé. Puede revelar si la pelvis materna es suficientemente amplia para permitir el paso de la cabeza del feto, o si será necesario realizar un parto por cesárea.

Cuidado en el embarazo

Menus para embarazadas

Es importante que la mujer embarazada consuma una dieta bien equilibrada, con abundancia de proteínas (carne, pescado, queso) leche, frutas frescas y vegetales. Debe evitarse el exceso de dulces y pastas que producirían un aumento excesivo de peso, dificil de eliminar después del parto. El aumento de peso no debe ser superior a 12 kg, pero las dietas de adelgazamiento severas no deben usarse nunca durante el embarazo, dado el peligro de subnutrición fetal. Si el médico le ha prescrito tabletas de hierro, no olvide tomarlas.

El ejercicio moderado

Es beneficioso, aunque el embarazo no constituye una época apropiada para iniciar nuevas actividades deportivas. Le enseñarán ejercicios en la clinica maternal para fortalecer los músculosde la espalda y otras regiones

Conviene evitar el tabaco. Cada vez que una embarazada fuma, los vasos sanguíneos de la placenta se contraen y disminuye el flujo de sangre. En consecuencia, el feto recibe me nos nutrición y oxígeno. El consumo de sólo 10 cigarrillos al dia disminuye en forma significativa el peso del recién nacido y aumenta el riesgo de anomalías mentales y fisicas. De hecho, no debe tomar ningún fármaco (y la nicotina es un fármaco) sin el consejo de su médico

Aunque la ingestión ocasional de una be bida alcohólica no es peligrosa, el exceso de alcohol puede dañar el cerebro del niño y retardar su crecimiento
Aparte de estas precauciones de sentido común, la futura madre debe recordar que el embarazo es un estado normal en la mayoría de las mujeres sanas. Con reposo suficiente, buena dieta y ejercicio moderado, la mayor parte de las mu jeres ven pasar el embarazo sin complicaciones serias.